Corpus Christi

Corpus Christis, un año atípico. 

JUAN 6, 51-58: Jesús dijo a los judíos: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que ha que yo daré es mi carne por la vida del mundo». Disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede este darnos a comer su carne?». Entonces Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. Como el Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre, así, del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron. El que come este pan vivirá para siempre».

La festividad del Corpus Christi e historia de dicha fiesta. Fue una religiosa, Juliana de Cornillon, la que animo a celebrar esta fiesta en honor al cuerpo y de la sangre de Cristo en el año 1208. Esta fiesta que surgió en la Edad Media fue consecuencia del florecimiento del pensamiento eucarístico del siglo XIII.

Este año en Jaén celebra su Corpus Christis más atípico, la ciudad vivirá una jornada muy diferente a causa de la crisis de la pandemia del coronavirus(covid-19). No ha habido procesión, ni niños de comunión, ni representaciones de cofradías, ni las calles engalanadas con los altares que adoran al Santísimo.

Pero si estamos con Él, acercándonos a todas las parroquias de Jaén para celebrar la fiesta grande, la más grande que podemos celebrar, se tendrá la misa en la Catedral como cada año, con la presencia de nuestro obispo Amadeo y a continuación habrá turnos de vela para hablar y pedirle por todos nuestros amigos y familiares. Concluimos la festividad a las cinco con la misa y la bendición a Jaén y sin más desearles un feliz Corpus Christis en compañía de nuestro Padre.

Vocalía de liturgia.

Ana Calderón .