Medianoche, ya en Lunes Santo.

Llegada la medianoche las Hermandades encaran la recta final de sus procesiones, llegando a sus Templos, así hubiera sido. En este año y con estas circunstancias que estamos padeciendo, nuestros pensamientos, nuestro cariño y oraciones hacia la familia cofrade, a todas sus Hermandades y Cofradías de esta bendita tierra del Santo Rostro. También hacia nuestra Iglesia, nuestros párrocos, nuestras monjitas, nuestros Hermanos y Hermanas, nuestro Obispo Amadeo y a Nuestro Santo Padre Papa Francisco. Acordándonos especialmente, de nuestras Hermandades Hermanas del Domingo de Ramos, Hermandad Dominica y Cofradía de nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Piedad en su Sagrada Presentación al Pueblo, María Santísima de la Estrella, Ntra. Sra. del Rosario y Santo Domingo de Guzmán, Hermandad Sacramental de Jesús Salvador en su Santa Cena y María Stma. de la Caridad y Consolación y Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Franciscama y a la Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Salud entrando en Jerusalén, María Santísima de la Paz, San Pedro, San Juan y Santiago Apóstoles.

Tengamos un momento para recordar y hacer una Oración por todos nosotros y por los que han fallecido a causa de esta pandemia, estando ya en gloria al lado de Nuestro Dios Padre, de su Hijo único Jesucristo y de Nuestra Venerada Madre María. Sin olvidarnos y agradecer a todas las personas que, en sus distintos oficios, nos están haciendo pasar un poco mejor este confinamiento, protegiéndonos y cuidándonos. En particular también al Benemérito Instituto de la Guardia Civil, Hermanos Mayores Honorarios de María Stma. de los Dolores. Agradecer las muestras de apoyo y cariño, hacia nuestra Congregación De la Vera Cruz en este Domingo de Ramos.